viernes, 5 de febrero de 2010

"Análisis del “Decreto de Guerra a Muerte”

El Decreto de Guerra a Muerte, fue un documento escrito por Simón Bolívar en la ciudad de Trujillo el 15 de junio de 1813, durante el proceso de restablecimiento de la República.

Tras la publicación de su famoso “Manifiesto de Cartagena”, en el cual Bolívar señala las razones por las cuales había caído el estado republicano, decide que esta vez actuaría de una manera diferente y no dejaría que el desorden volviera a apoderarse del país.

Mientras Bolívar se encontraba en el camino de regreso desde la Nueva Granada, actualmente conocida como Colombia, se enteró de los acontecimientos que se habían estado desarrollando durante su ausencia en Venezuela. Los oficiales realistas se habían dirigido a diferentes ciudades de nuestro país, donde habían matado a todos aquellos que simpatizaran con la causa republicana.

El Libertador, lleno de ira por las acciones de los realistas, y viéndose obligado a tomar medidas para tratar de controlar la situación, decide entonces publicar el Decreto de Guerra a Muerte. En este documento habla sobre la venida de su ejército para reestablecer la república y sobre las medidas que había decidido tomaría el gobierno. Bolívar le asegura la libertad a todos los americanos, sin importar si éstos habían conspirado contra la causa patriota anteriormente. Por otra parte les advierte a todos los españoles y canarios que serían pasados por las armas a menos que obraran activamente por la libertad de América.

Con las siguientes palabras, Simón Bolívar señala claramente lo que le pasaría a quienes no se unieran a la causa patriota: “Españoles y Canarios, contad con la muerte, aún siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de América. Americanos, contad con la vida, aún cuando seáis culpables”(1).

Aunque la medida que tomó Bolívar al publicar este decreto fue muy drástica y tuvo graves consecuencias, no podemos olvidar que en ese momento los realistas estaban haciendo cosas horribles contra los patriotas, matándolos y persiguiéndolos; además por el hecho de encontrarnos en medio de una guerra el Libertador necesitaba encontrar la manera de poner orden.

Desde mi punto de vista, los años que siguieron a la publicación del Decreto de Guerra a Muerte, fueron muy difíciles para el país y aunque la acción de Bolívar fue, en cierta manera justificada, considero que él pudiera haber tomado alguna acción menos cruel que de alguna manera no involucrara la muerte de tanta gente inocente.

A pesar de no estar de acuerdo con el decreto en ese sentido, considero que a la larga el objetivo que quería alcanzar Bolívar se obtuvo, pues tras largos años de lucha contra los realistas, obtuvimos la libertad.

(1) Simón Bolívar, “Decreto de Guerra a Muerte”. Trujillo, 15 de junio de 1813.